Entre copa y copa, verso y texto, en medio de una luna en cuarto creciente, a la que hoy le debemos este nombre, se conjuró este compromiso por la palabra y la imaginación

Breve

Aquí estoy
abreviada
en un rosa ortodoxo

Ilse Gómez